El Pelo y Nuestra Imagen Profesional

Para que la primera impresión de tu imagen personal sea acertada y recordada pon especial atención a tu pelo, una primera impresión poderosa te puede abrir puertas a nuevas oportunidades.

 

El pelo es el marco de nuestra cara, es el encuadre que nos ayudará a resaltar nuestras expresiones, además enviará un mensaje de confianza, experiencia y credibilidad.

Te doy 4 puntos clave a tomar en cuenta con nuestro pelo:

  1. El largo:

 

Se define en base al estilo personal, la forma del rostro, edad y profesión.  

 

El largo del cabello dependerá de nuestro estilo, por ejemplo una persona de estilo natural o tradicional será más práctico ya que apuesta a la comodidad y preferirá el cabello corto. Si llevas el pelo largo, debe estar perfectamente cuidado e hidratado

 

El largo “ejecutivo” se considera al hombro unos 4 dedos abajo, pero no más. El cabello más largo puede generar distractores en temas profesionales, ya que se considera sensual. El cabello maltratado, comunica desconfianza, por eso es importante cuidar el largo.

 

En cuanto al corte: Un rostro redondo no se favorece por el pelo a la altura de las mejillas, por eso es importante adicionar el estudio de carametría para definir el equilibrio perfecto entre forma y corte.

 

 

2.El color:

 

Elegir un color del pelo depende de nuestros colores naturales, ocasionará que nos avivemos o nos opaquemos.

 

Los colores naturales se definen por 4 estaciones de piel: otoño, primavera, invierno y verano.

 

Primavera: es cálida, clara y brillante.

Verano: es frío, claro y suave.

Otoño: es cálido, oscuro y suave.

Invierno: es frío, oscuro y brillante.

 

Conocer nuestra estación y la paleta de colores que nos va es clave para acertar en la definición de nuestro tono. Hay colores que no nos favorecen mucho aunque nos gusten, todo de acuerdo al tipo de estación que seamos.

 

Si elegimos un tono mucho más claro que nuestro tono natural, debemos cuidar de las raíces, ya que una raíz crecida da un mensaje de descuido.

 

 

 

  1. El peinado:

 

Para nuestros peinados debemos considerar la ocasión, propósito , público y circunstancia.

 

El cabello recogido suele ser más ejecutivo y elegante, sin embargo es importante tener en cuenta que un pelo peinado envía mensajes de confiabilidad y de interés.

 

En el entorno ejecutivo optemos por peinados sencillos para no distraer y comunicar de manera más eficiente el mensaje.

 

Los básicos “pony tail” y el medio recogido, suelen ser elegantes y prácticamente favorecen a cualquier estilo.

  1. Los accesorios:

 

Cuidemos de el uso de accesorios en el entorno profesional. Definitivamente a lejémonos de moños, ya que comunican inmadurez.

 

Optemos por ligas lisas en tonos que combinen con nuestro pelo o negras.

 

Dejemos los accesorios muy vistosos como peinetas para eventos sociales, ya que se vuelven distractores en el ámbito profesional.  

 

También te recomiendo que si utilizas diademas, estas no tengan decorativos, que sean de color liso y coordinadas con el color de tu outfit.

 

No olvides darle la importancia debida, nuestro pelo es una herramienta de comunicación poderosísima. Como marco de tu cara, puede hacer que resalte o se opaque por completo.

 

Espero estos puntos clave te sirvan mucho para tu imagen profesional.

 

Con amor,

 

Paola

LEAVE A COMMENT